En los 70s, Polibio Díaz – un famoso abogado y político de Barahona- convenció a su hija Virginia y su esposo, Julio Schiffino, de construir su casa solariega en una parte de su propiedad en Barahona. Desde que adquirió la propiedad, la intención de Don Polibio fue construir una casa en la colina con la exuberante vegetación tropical- cocotales, palmeras y árboles de caoba- y la vista más hermosa del Mar Caribe. Desde un principio, Don Polibio mantuvo una relación cercana con la gente de la región, visitando los constantemente y afianzando amistades con los locales, mientras también disfrutaba de la flora y la fauna alrededor.

La insistencia de Don Polibio dio sus frutos cuando en 1976 Julio y Virginia construyeron la casa tan esperada. Fue diseñada por su amigo, el conocido arquitecto José Horacio “Sancocho” Marranzini.

En ese entonces la casa de verano era propiedad de la familia Schiffino y ahí recibían y entretenían a sus invitados y amigos. Solamente tenía tres habitaciones, una terraza y piscina grande, creando un ambiente acogedor y Caribeño. Julio y Virginia trajeron este mágico lugar a la vida, su pasión por la hospitalidad, expresando su buen gusto y amor por la cocina mientras crearon recuerdos inolvidables para compartir con nuestros visitantes.

Quince años después, en 1991, decidieron añadir más habitaciones y convertir su casa de verano en un pequeño Inn, el cual simplemente llamaron “Casa Bonita”. Al hacer esto, fueron capaces de compartir la magia de su casa con otros visitantes, mostrándoles la biodiversidad y riqueza de la región.

Quince años después, en el 2006, se volvieron a hacer renovaciones, esta vez por el talentoso arquitecto dominicano Rafael Selman quien en su infancia disfrutóde la hospitalidad de Casa Bonita. La piscina fue extendida y todos los espacios interiores fueron redecorados a fin de lograr un espacio tropical de lujo.

Hoy día, la visión de mi abuelo es compartida por la tercera generación de nuestra familia. Al lado de un equipo extraordinario, nos hemos comprometido a seguir alojando huéspedes en nuestra Casa Bonita. No escatimamos nuestros esfuerzos en hacer que los huéspedes se sientan como en… casa.

Polibio Schiffino